2009-06-25 : ENTER THE VOID de GASPAR NOÉ

El director de cine argentino Gaspar Noé nos vuelve a dejar boquiabiertos una vez más con su último film, Enter The Void. En Belio estamos realmente ansiosos esperando su estreno en cines.




El guión de Enter The Void, obra del propio cineasta, pretende ofrecer una versión muy libre de "El Libro Tibetano de Los Muertos", de Bardo Thödol. La película narra el caótico drama de un joven estadounidense que se promete a sí mismo cuidar de su hermana pequeña tras la brutal muerte de sus padres. Ambientado en las calles de Tokio, ambos hermanos seguirán un viaje alucinógeno en los márgenes de la vida jugando con drogas e intentando experimentar con su sexualidad al máximo. Sus visiones psicodélicas y diferentes estados alterados de la mente se irán haciendo cada vez más distorsionados. Pasado, presente y futuro se fundirán en una vorágine alucinante.

Nominada a la Palma de Oro en el Festival de Cannes (2009), cuenta con la participación del renombrado director de cine Marc Caro (Delicatessen, The City of Lost Children, Dante 01,...) como director de decorados, y con banda sonora ni mas ni menos que de Mr. Daft Punk, Thomas Bangalter. Además la película ha pasado por un largo proceso de post producción por la gran cantidad de efectos especiales que requería el proyecto, donde ha contado con la participación del artista visual Glennwiz.

El director ha definido la película como un cruce entre “Altered States” de Ken Russell y “Jacob’s Ladder” de Adrian Lyne, aunque también podría encontrarse en el cruce con “Requiem for a Dream” de Darren Aronofsky, “Blueberry” de Jan Kounen y “2001: A Space Odysse” de Stanley Kubrick.







Para finalizar unas palabras del propio Gaspar Noé: “No hay un límite entre el arte y la pornografía. Puedes hacer arte de cualquier cosa. Puedes hacer una película experimental con esa vela o con esta grabadora. Puede hacer una obra de arte con un gato bebiendo leche. Puede hacer una obra de arte con la gente teniendo relaciones sexuales. No hay limite. Todo lo que se graba o reproduce de una manera inusual es considerado artístico o experimental.