2014-06-17 : DERRICK PIENS, color esculpido

El camino que va de la abstracción pura a la representación figurativa sigue siendo uno de los terrenos más amplios para la exploración creativa, son muchos los pasos entre una y otra donde artista y espectador se pueden recrear. Dicho camino es un proceso evolutivo continúo y la obras de Derrick Piens representan en cierta forma ese proceso. El sentimiento que transmiten sus esculturas está próximo a una experiencia temprana de percepción, donde forma, tamaño y color dominan el discurso artístico. El espectador tiene que dejar a un lado complejas pre-concepciones sobre el arte y dejarse llevar por la experiencia estética.



Apesar de tratarse de escultura, el aspecto más llamativo de la obra de Piens es sin lugar a dudas el uso del color, sobre este factor comenta: "Me interesan las cualidades evocadoras y emotivas del color y su potencial para dirigir e informar la comprensión que el espectador hace de la obra." En este sentido, el color en las esculturas de Derrick hacen de camouflage, haciéndonos olvidar ese aspecto tridimensional y físico. Sus obras bien podrían ser pinturas con la sorpresa de poder ser contempladas desde infinitos ángulos.