2014-06-24 : MICHAEL ROBINSON, la fuerza de lo desconocido

La fuerza de un icono, un símbolo, un logotipo reside en su simpleza y en su universalidad. Es algo ligado al ser humano desde tiempos ancestrales, antes incluso de la creación de lenguaje verbal. Por esto mismo la comunicación a través de signos tiene cierto carácter mágico, especialmente cuando entran en juego formas geométricas y ciertos patrones que se encuentran en la misma base de todas las culturas. Por esto mismo artistas como Michael Robinson se sienten atraídos a reducir su discurso artístico a lo más elemental.



En el caso del Neoyorquino Robinson, la obsesión con este tipo de imágenes está estrechamente conectada con sus estudios académicos en diseño gráfico e historia del arte, en la Parsons School y la Central St. Martins College. Su obra combina esos símbolos y dibujos universales con otros de creación propia cuyo significado mantiene en secreto y que se repiten a lo largo de sus distintas series de serigrafías de edición limitada. Quizás Michael ha empezado su propia religión por la misma base que empezaron otras culturas, su iconografía simbólica.