2014-10-21 : TOM ORMOND, no estamos locos

Al observar la obra de Tom Ormond una especie de corriente eléctrica recorre nuestros nervios, no es una sensación física, sino algo cercano a una experiencia mística, similar al momento en que reconoces que acabas de encontrar una pieza del puzzle que llevas dentro. Y todas esas obsesiones con formas geométricas, experiencias extrasensoriales, el origen de la inspiración creativa e incluso sobre otras formas de vida con inteligencia superior, parecen tener sentido. Y es que la obra de Ormond podría ser reflejo de todo esto.



Para algunos, los cuadros de Tom son una especie de cruce entre la pintura de paisaje y la ciencia ficción. Y en cierto modo así es, pero siempre depende del prisma con el que se mire. Nuestros preferidos son sus más recientes cuadros que simulan una especie de estudio, quizás el del propio Ormond, y extrañas estructuras luminosas que parecen descender (o ascender) entre obras allí representadas. Sin duda, una alegoría de la creación en estado puro, una especie de sueño dentro de otro sueño donde el creador se ha hecho uno con su obra.

Nacido en Derbyshire en 1974, Tom reside y trabaja actualmente en Londres, donde ha presentado sus más recientes obras dentro de la exposición colectiva The Future Can Wait, anualmente organizada por Saatchi para presentar lo que llaman New Sensations y de la que ha formado parte también en 2012 y 2013. Pero... ¿Tú también estás viendo lo mismo que nosotros?