2014-11-18 : JOAN SALÓ, el colorido límite entre orden y caos

Hay algo fascinantemente hipnótico en el ruido blanco que emite un televisor sin sintonizar señal alguna, o en los aleatorios glitches producidos por una cámara digital defectuosa, o sencillamente en el intermitente latir de una luz cuyas conexiones eléctricas fallan en algún empalme... Ese fluir estético sin sentido ni orden es el caldo de cultivo para que almas sensibles, poetas, pequeños maestros zen urbanos y artistas visuales de todo tipo de pelaje encuentren inspiración. La alteración de este caos, ya sea a través de la recreación intencionada o de la aplicación de normas o patrones de conducta, son en parte la base de las obras del artista Barcelones Joan Saló.



Aparte de este caos organizado que se debate entre la perfección y el error, las obras de Saló juegan con otros dos factores interesantes, por un lado el color, alma de sus abstracciones, y por otro su técnica: bolígrafo sobre lienzo. El desarrollo de sus experimentos abstractos son una especie de test de paciencia y autocontrol. Actualmente es parte la exposición que recoge a los finalistas del Premio Lissone 2014, hasta finales de este mes en el Museo de Arte Contemporáneo de Lissone (Italia), aparte de haber expuesto en el último año, tanto individual como colectivamente, en galerías y centros de arte de España y Alemania.