2015-07-07 : BRIGITTE KOWANZ, luz reducida a su máxima expresión

Los opuestos como tema es siempre fascinante, el concepto de polaridad inherente al pensamiento humano y el análisis de todo lo que nos rodea reducido a su mínima expresión: blanco y negro, ceros y unos, luz y sombra... y al mismo tiempo como una infinita paradoja, nada es absoluto, blanco o negro. El ser humano busca siempre un escape a esa dualidad, bien a través de la ciencia o del arte, y en ocasiones una mezcla de ambas, como sucede con la obra de Brigitte Kowanz con el fin de profundizar en el pensamiento filosófico abstracto.



La extensa carrera artística de Kowanz y su exploración de la posibilidades expresivas de la luz le ha llevado desarrollar una obra minimalista y enigmática, donde el uso de código Morse, luces de neón, leds y espejos crean portales que desafían la percepción y el pensamiento humano. Sin duda, sus obras invitan a la meditación consciente, aunque para ello es recomendable verlas / experimentarlas en la realidad.

Precisamente, bajo el título de Reality Check expone actualmente sus más recientes creaciones, hasta el día 25 de Julio en la Galerie Krobath de Viena.