2015-09-08 : JULIUS VON BISMARCK, el arte de hackear la realidad

Imagínate estrellar un Wolkswagen Polo negro en el árbol que simboliza el centro de la Alemania reunificada... Visitar la Plaza San Marcos de Venecia y ver que las palomas han cambiado su plumaje por una colorida opción... Toparte con un pelotón de antidisturbios que bien podrían ser robots o personas... O caminar por el bosque y encontrar un árbol que parece real pero no lo es. No te preocupes, está todo controlado, es una de las acciónes / instalaciones de Julius von Bismarck.



Sobre estás líneas podemos ver a Julius en plena acción contra los elementos, como parte de su serie de fotos Punishment. Esta y muchas de sus performances tienen ese carácter de locura, de provocación, de imposibilidad genial, de belleza poética, en el fondo acciones solo permitidas y bien vistas bajo el encuadre del arte. A través de ellas von Bismarck reflexiona sobre su posición en el mundo, pero al mismo tiempo nos invita a reflexionar con el.



Su más reciente instalación tuvo lugar en Art Basel 2015, donde presentó Egocentric System, una performance que duró tres días en los cuales el propio artista se exhibía sobre una plataforma girando continuamente. Como bien explica Julius en el vídeo, la idea original parte de un planteamiento básico, casi infantil, el efecto que produce girar sobre uno mismo, para terminar convirtiéndose en un proyecto desde el que investigar y experimentar ese punto de vista egocéntrico y su conexión con el espectador. El conjunto de su obra tiene este primer nivel de lectura básico donde el público se plantea la eterna pregunta ¿Y esto es arte? pero bajo esa capa de provocación se encuentra un discurso maduro y profundo, que provoca preguntas aún más interesantes sobre la sociedad y el individuo.