2015-11-10 : TUNDRA, y se hizo la luz, el espacio y el sonido

Por favor, olvídaros ya de términos como “videojokey / vj” o “técnico de luces”, a no ser que aún vivas con la tecnología de los 80’s. Estamos en pleno 2015 y la tecnología existente ha posibilitado todo tipo de híbridos lumínico-visuales a su vez combinados con música y arquitectura, todo en uno. Uno de los muchos colectivos de artistas que trabajan en este campo son los rusos Tundra, repetimos: uno de muchos, pues cada vez es más habitual que artistas visuales tomen el escenario para presentar espectáculos donde luces y vídeo son los auténticos protagonistas, acompañados de música o sencillamente llenando bastos espacios industriales.



El año pasado ya seleccionamos una de las instalaciones de Tundra, My Whale, entre las piezas más destacadas de vídeo arte de 2014. Y tras ella han llegado muchos otras instalaciones: Hyperjump para la Saint Petersburg State University, Powwow para la clausura de la exposición Motive for Peace, o Epicenter (el cual podéis ver a continuación) junto a SilaSveta para el 7º aniversario de ARMA17.



Como colectivo Trunda cuenta con distintos artistas, aunque generalmente sus proyectos son fruto de las mentes de Alexander Letcius, Alexander Sinica y D-Pulse, en su misión por “crear espacios y experiencias, donde sonido, visuales y emociones trabajan al mismo son”. Y es que festivales de música electrónica y/o experimental cada día prestan más atención a este tipo de propuestas artísticas que no siempre tienen cabida en los clubs.