2015-11-26 : JON RAFMAN, no eres mejor que yo

No es ninguna novedad afirmar que el ser humano es capaz de todo lo mejor, pero también de todo lo peor. Quizás la auto-proclamada "inteligencia" sea la responsable de todo lo paradójico en el ser humano. Hablar sobre esta paradoja es un tema profundo, inabarcable, la relación de las partes que nos hacen lo que somos, sentimientos y maneras de ser y actuar en contra de nuestra propia naturaleza se ejemplifican en todo tipo de eventos, afortunados y desafortunados. El arte es quizás una de esas consecuencias positivas, que además nos permite retratar esa misma paradoja… Y aquí es donde la obra de Jon Rafman entra en juego.



Se ha dicho que la obra de Rafman se centra en el post-internet, en el impacto que la tecnología ha tenido sobre el ser humano y su conciencia, y así es, aunque quizás esto sea la superficie de un problema inherente. Al hablar de la virtualización y desvinculación del individuo con la sociedad a través de la conexión con internet, Jon retrata el lado oscuro del ser humano, su naturaleza adictiva, enferma y antisocial. Su obra escarba en los pozos negros que todos tenemos y de todo ello construye arte en forma de vídeos, pinturas, esculturas, ensayos e instalaciones. Obras que no son del gusto de todos los estómagos…



Fue a través de su vídeo Still Life (Betamale) en colaboración Oneohtrix Point Never que descubrimos su obra, especialmente en vídeo, piezas como Mainsqueeze, 2014, A Man Digging, 2013 o su más reciente Sticky Drama, otra vez con OPN, representan el mundo según Rafman. Actualmente se puede visitar su primera gran exposición en solitario en Inglaterra, hasta el 20 de Diciembre, Jon Rafman en la Zabludowicz Collection ¡Visita obligada!