2016-01-21 : BORIS TELLEGEN en ALICE GALLERY

Nuestro primer contacto con Delta tuvo lugar en el año 2000, cuando publicamos un reportaje sobre su futurista visión del graffiti de aquella época, tuvo lugar en Belio 004. Desde entonces son 16 años, nosotros hemos cambiado y Boris Tellegen también. No se trata de una mutación extraña, sino de una evolución introspectiva que te hace ser más yo, más puro, un viaje al centro de tu universo, aquello que siempre estuvo allí oculto bajo miles de capas superficiales.



Para empezar hace tiempo que Boris llama a las cosas por su nombre, es decir… con nombre y apellidos: Boris - Tellegen. Una formalidad que para el 99% de artistas es sinónimo de madurez artística. En segundo lugar también hace tiempo que se ha olvidado de etiquetas para definir su arte: Sí, es verdad que su carrera comenzó como artista urbano vinculado al graffiti, pero de eso hace ya mucho. Su obra puede tener lugar en la calle, en una galería, en un museo o en su casa, la obra no se define por su contexto, sino al revés. Y por último, estéticamente Tellegen ha sabido hacer una evolución inteligente, fiel a su concepto, pero libre en sus formas, tendiendo a una abstracción cada día más interesante.

Aquí os presentamos sus más recientes obras, las que se podrán ver a partir de hoy en Bruselas, en su nueva exposición en solitario en Alice Gallery hasta el día 20 de Febrero. El título de la exposición, ∇ (una versión invertida del símbolo Delta) hace referencia precisamente al proceso y concepto de la obra actual del holandés: Invertir los procesos del graffiti, quitar en lugar de añadir sobre la superficie.