2016-03-22 : KAROLINA DARIA FLORA, rituales que nunca desaparecen

Sentimos un profundo respeto por las tradiciones y religiones, todas ellas, y todas en su estado original, es decir: la espiritualidad. Y a pesar de la inevitable digitalización y virtualización de la cultura, el arte más tribal, tradicional y ritual resucita cada año, como si fuera una celebración de vida y muerte. En cada vuelta alrededor del Sol las culturas se mezclan un poco más, e incluso el arte indígena en vías de extinción es retomado por nuevos creadores que mezclan moda, máscaras, escultura, fotografía, instalaciones, land art… así es y así lo hace Karolina Daria Flora.



Lo que para una persona es simple artesanía, para otra es arte sagrado y para otra una técnica para expresarse. Karolina lleva más de diez años combinando trabajos de moda, estilismo y creación de disfraces con muy distintos propósitos, desde fiestas de carnaval a performance artísticas, obras de teatro y películas. Su mezcla de estilos y disciplinas, así como su pasión por lo indígena y lo artesanal tiene un innegable estilo islandés. Podríamos imaginarnos perfecta a Björk bajo una de sus creaciones. Pero sobre todo lo que respira la obra de Daria Flora es libertad y amor, pero no en esa versión hippie-pop que todos conocemos, sino de forma honesta: libertad para crear sin límites y amor en todos los detalles.